jue

14

ago

2014

Mayo: mes de María

En los inicios del siglo XIX, comenzaba una nueva manera de vivir la fe de nuestro pueblo. Aunque Cupilco aun no tenía una parroquia constituida como tal, ya realizaban sus celebraciones a la imagen de la Asunción de María, en la que se congregaban los pocos habitantes del pueblo. Todos mostrando su amor y agradecimiento a la Cupilqueña.

© Museo Comunitario de la Virgen de Cupilco
© Museo Comunitario de la Virgen de Cupilco

    La vida del pueblo de Cupilco se caracteriza por su religiosidad popular, sus costumbres y tradiciones, su cultura, pero ante todo por su fe.

    La fiesta de mayo fue la primera fiesta que celebrábamos antes de que la iglesia declarara un dogma la asunción de María en los años 50. Este mes (mayo) lo dedicamos a María Santísima como agradecimiento de sus favores recibidos, además recordamos el porqué es llamada patrona de Tabasco. Nuestra devoción se fundamenta en la fe a Dios por mediación de María.

    En los inicios del siglo XIX, comenzaba una nueva manera de vivir la fe de nuestro pueblo. Aunque Cupilco aun no tenía una parroquia constituida como tal. Ya realizaban sus celebraciones a la imagen de la Asunción de María, en la que se congregaban los pocos habitantes del pueblo. Todos mostrando su amor y agradecimiento a la Cupilqueña.

    Es en la celebración a María, donde el pueblo encuentra una oportunidad de convivencia, de interés para todos y muy importante en la que muchos peregrinos se dan la oportunidad de conocer la vida cotidiana de un pueblo que camina a protegido por María Santísima.

    La devoción a María, experimento su años difíciles en los tiempos de la persecución religiosa, y nos permitió ver que la fe de este pueblo sabe sobrepasar las dificultades que se presentan en la historia de una iglesia que lucha por llegar a los pies de su madre, que cuida y vela de sus hijos.

   El 11 de mayo de 1990 el entonces  Papa Juan Pablo II, corono a la imagen Cupilqueña como patrona de Tabasco. Y cada año nos hace recordar que esto es un premio a la gran fe que todo el pueblo tabasqueño tiene hacia la virgen de Cupilco. Esto hace que cada vez sean más los peregrinos que asisten a visitar lo que desde entonces quedo nombrada como santuario diocesano. A la que peregrinamos muchos y también todo el clero diocesano.

    Durante este mes dedicado a María, también celebramos los milagros de la virgen el día 18 de mayo, en el que recordamos los anuncios que la virgen hizo antes de la revolución mexicana. Esto permitió al pueblo prepararse para un momento crucial en la historia de nuestro país. En la que vinieron muchas dificultades para vida de nuestro pueblo.

    Son tantas las expresiones de fe y agradecimientos hacia la virgen de Cupilco, que mencionarlas nos hace experimentar y palpar una de la fe más grande que se vive en toda la diócesis de nuestro estado, a cómo lo expresan los habitantes de este pueblo en el himno a la Cupilqueña: Hoy te alabo, hoy te rezo, soy tu pueblo y te agradezco. Como madre se te pide, Como reina se te implora. Así es la fe de un pueblo que busca el amor de su Madre Santísima.


Marco Antonio Jiménez Álvarez

Director del Museo Comunitario de la Virgen de Cupilco